Comparte en...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

No hay nada más bonito que transportar a tu bebé con un foular o mochila portabebé. Además de que tus manos están libres, hacerlo favorece el desarrollo y la conexión con él mientras lo integras a tu vida. En mi caso he porteado a mis dos bebés (y lo sigo haciendo) Además de que se sienten protegidos también se fomenta una buena posición para su cuerpo, siempre y cuando se usen soportes ergonómicos. ¿Quieres saber sus ventajas?

BENEFICIOS

Favorece el vínculo: si quieres sentirte conectada con tu hijo no hay nada como el porteo. Si lo haces desde que nace aprenderás a identificar sus necesidades con más rapidez.

Le da seguridad: Cuando mi niño está intranquilo y no puedo hacer piel con piel, lo envuelvo en el foular y se calma enseguida. Esto se debe a que al estar cargado en una postura en la que escucha los latidos de mi corazón, el bebé recuerda la sensación que tenían antes de nacer, lo cual lo calma y le da seguridad.

Favorece la lactancia: ¿Sabías que contacto físico estimula la producción de leche? Además con algunos porta bebés el niño tiene fácil acceso al pecho y se le puede amamantar sin necesidad de sacarlo del soporte.

Adiós cólicos: Con el porteo los cólicos del lactante y el reflujo pueden mejorar considerablemente, pues la posición erguida y la presión de su vientre contra tu cuerpo les da alivio, se suele reducir el malestar y las regurgitaciones.

 ¡A dormir! Estoy convencida de que para que un bebé duerma bien debe desarrollar poco a poco la habilidad de dormirse de forma independiente, pero también es importante que se sientan protegidos y que descansen. Con el calor corporal y el balanceo de mamá al caminar, ¿quién no duerme a pierna suelta?

Papá canguro: El porteo es una excelente oportunidad para los padres para conectar con su bebé y descubrir lo maravilloso que es llevarlo encima.

Libertad: Podrás moverte con facilidad y acceder a sitios en los que no entrarías con un cochecito. Además como el peso del bebé se reparte en varias partes del cuerpo, tendrás menos dolores de espalda y cuello que al llevarlos en brazos.

Promueve su salud: El porteo ayuda al correcto desarrollo de su columna y cadera evitando la displasia. También previene las malformaciones del cráneo (que ocurre por permanecer mucho tiempo acostado). Mi hijo pequeño tuvo plagiocefalia, así que el porteo fue de gran ayuda para corregirlo.

La posición “ranita”, en la que las piernas están abiertas ligeramente hacia los lados y no cuelgan hacia abajo es la adecuada. Las rodillas quedan más altas que sus caderas, formando una forma de M y, la columna mantiene su forma natural de C.

¿CUÁL ELEGIR?

Toma en cuenta el uso que quieres dar al soporte, así como la edad y peso del bebé.

  • Fulares elásticos: Ideales para los recién nacidos. Al ser llevados en esta tela ajustable se sentirán recogidos como en el vientre materno. Me encanta que son talla única y se adaptan al tamaño del niño y de quien los lleva y aunque se requiere un poco de práctica para colocarlo, todo se supera con un poco de práctica. La tela con la que están hechos suele ser termorreguladora pero en mi opinión durante el verano pueden generar demasiado calor. Son perfectos para niños de menos de 9 kilos, después es aconsejable cambiar a otro soporte. En mi caso siempre usado el boba wrap, ¡me encanta!
  • Rebozo: Se trata de una tela más firme que el anterior y puede usarse desde recién nacidos hasta aproximadamente los 2 años. Hay de muchos tamaños y tejidos pero los de algodón y seda son más frescos para las temperaturas altas. Esta opción me parece perfecta para estar en casa.
  • Bandolera de argollas: Esta tela con argollas permite sujetar al bebé a la cadera, erguido o acostado. Puede usarse desde el nacimiento, pero como el peso se distribuye de un solo lado del cuerpo, hay que cambiar de posición para que no la espalda y los hombros no sufran. No tengo experiencia con este soporte pero a muchas mamás les encanta.
  • Mochila ergonómica: En mi opinión es la opción más práctica y fácil de usar, pues no hay que aprender ninguna técnica de sujeción y reparten muy bien el peso en hombros, espalda y caderas. Lo más importante es que sean ergonómicas para que respeten la fisiología del bebé. Hay algunos como el boba 3G que tienen un adaptador para recién nacidos, pero se aconsejan a partir de los 6 meses o 7 kilos, hasta los 3 años.
  • Mei-Tai: Se parece a la mochila ergonómica, pero se ajusta con nudos que envuelven la cintura. Al bebé lo puedes colocar delante, a la espalda o en la cadera.

TIPS DE SEGURIDAD

-Siempre verifica de el bebé respire adecuadamente y que su nariz esté mirando hacia arriba.

-Usa sólo aquellos portabebés que se ajusten a la edad y peso de tu hijo.

-Comprueba que los broches del portabebé funcionen y cierren adecuadamente o bien que los tejidos no estén rotos.

-Si usas fular, revisa que la tela esté ajustada y que la cabeza esté lo suficientemente cerca para que puedas besar su frente.

-Al aire libre usa protector solar o gorra.

-Nunca corras, saltes o hagas alguna actividad brusca ya que puede afectar su cuello, columna o cerebro.

-Procura usar zapatos bajos y sin cordones mientras porteas.

-Los portabebés no se aconsejan para andar en bicicleta, patines o coche.

Comparte en...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest