Comparte en...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Hay mucha información sobre si se debe practicar yoga durante el embarazo. Cada caso es distinto y también la perspectiva de los profesores. Para mí lo más importante es el bienestar de mamá y bebé. Estas son mis recomendaciones y posturas a evitar:

Después de tercer trimestre:  Aunque seas una yogui experimentada, durante las primeras 12-13 semanas el bebé se desarrolla por completo, se implanta en el útero y el cuerpo de la mujer experimenta muchos cambios. El primer trimestre es una época dedicada y es cuando por desgracia ocurren la mayoría de los abortos. Aunque no tiene por qué ocurrir, consideró que lo mejor es esperar. Cultivar la paciencia y realizar meditaciones para comenzar a conectar con el bebé ayuda mucho. Si necesitas hacer deporte y tú médico te lo permite, aprovecha para hacer caminatas y estiramientos suaves.

Avisa al instructor: Si no tienes la oportunidad de asistir a clases de yoga prenatal, siempre comunica al profesor sobre tu estado para que te ayude a hacer variaciones. No te exijas demasiado pues el objetivo del yoga durante el embarazo es relajarte, aliviar dolores musculares, mantenerte flexible, fuerte pero ante todo reducir el estrés y la ansiedad. Así que ¡con calma!

Olvida las torsiones: Cuando retomes la práctica evita durante todo el embarazo posturas profundas ya que pueden comprimir los vasos sanguíneos y los nervios que conectan con el útero.

Posturas invertidas: Aunque tengas mucha práctica es mejor evitarlas por varias razones. La primera es que tú centro de gravedad cambia y al realizarlas puedes perder el equilibrio y caer. Además de hacerte daño recuerda que no puedes tomar medicamentos para el dolor. La segunda razón es que van en contra del flujo sanguíneo y también de la postura natural del embarazo. En cierto periodo del embarazo el objetivo es que el bebé  acomode su cuerpo para nacer y algunas asanas pueden influir en que se acomode de una forma diferente. La tercera razón es que también incrementan la acidez estomacal y elevan  la presión arterial.

Hay muchas posturas que se pueden realizar y adaptar conforme cambia el cuerpo como la postura del triángulo o Uttihita Trikonasana.

Saludos al sol: Conforme el bebé crece lo mejor es realizar esta secuencia con las piernas abiertas, abriendo el torso y por supuesto sin dar saltos. En cuanto a la postura de chaturanga (plancha) y urdhva mukha svanasana (perro boca arriba) es mejor sustituirla por vaca-gato (marjaryasana-bidalasana). Si tienes acidez, evita hacer perro boca abajo (adho mukha svanasana).

¿Sobre estiramientos? Durante el embarazo la hormona relaxina hace que el cuerpo sea más flexible y ayuda a que se prepare para el parto. Sin embargo, los ligamentos se vuelven más laxos y hay que tomar más precauciones para evitar lesiones sobre todo en el área pélvica. No permitas que el profesor te haga ajustes demasiado profundos y ten cuidado al practicar ciertas posturas que involucren la flexibilidad.

Malasana es una asana ideal para el embarazo ( y también durante el parto). Favorece la apertura pélvica y fortalece las piernas.

Pranayama: Los ejercicios respiratorios tienen muchos beneficios, pero en el embarazo hay que tener especial cuidado. No se aconseja aguantar la respiración (kumbhaka) o realizar Kapalabharati, Suryanaadi y Bhastrika. Escucha a tu cuerpo, respira con suavidad y a un ritmo que te resulte cómodo. bhramari y nadi shodhanam sí se puede practicar pero pide ayuda al profesor si tienes dudas.

Shavasana:  No es recomendable acostarse sobre la espalda durante periodos prolongados debido a que se comprimir la vena cava inferior (la vena que devuelve la sangre al corazón). Sin embargo puedes realizar la relajación acostada del lado izquierdo usando soportes como bloques, almohadas, etc. Otra opción es elevar tu espalda con un bolster de modo de modo que tu cabeza quede por encima de su corazón. Coloca manta enrollada debajo de las rodillas para ayudar a aliviar la incomodidad de la espalda baja.

Escucha a tu cuerpo. Si estás cansada colócate en la postura del niño.

 

 

 

Comparte en...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest